Haciendo TEATRO renovamos los sistemas de comunicación establecidos dentro de nuestras FAMILIAS.

El teatro y el juego dramático desarrollan la imaginación, la observación, la creatividad o la expresión verbal y corporal.

A veces, la rutina y las prisas nos juegan malas pasadas y acaban colocando a las familias en roles que no nos gustan. A menudo, los adultos nos encontramos sólo dando órdenes, riñendo o muy ocupados. Detenernos a jugar juntos bajo las guías de un experto es una buena oportunidad para eliminar barreras, sorprendernos el uno al otro, redescubrirnos y ampliar nuestra mirada.

 

 

Solicita información en

mosteatre@gmail.com